viernes, 10 de enero de 2014

Bum



A ver, esto es un acto de terrorismo artístico. 
Voy a usar un artefacto que al explotar arrastrará palabras que son metralla. 
Y me vais a oír. Porque estáis ahí y yo estoy aquí. El mecanismo detonador está en marcha. 5, 4, 3, 2, 1.

yo
me drogo
me drogo un montón
y me drogo
porque tengo ansia de amor y la droga
es lo más parecido al amor que encuentro
y entonces me drogo
me drogo un montón

Esta vida provoca ansiedad. 
El otro día, paseando, me crucé con la negra mirada de un cabrito 
y le sonreí 
y no supe si lo que yo quería es que me prometiera un 
te quiero bajo las piedras y sobre los olivos o sencillamente 
que me montara, con alegría. 
A veces entro en los bares pidiendo auxilio y deseo que tomen mi cuerpo y mi espíritu. 
Entonces los cristales se rompen y te busco en el fondo de cada vaso. 
Te busco dentro de los servicios y aunque sé que tú quieres lo mismo que yo, no sé por qué, nos desencontramos. 
Hay hombres que ven a una mujer y la piensan cabra. Todavía hay quien toma heroína para desayunar. Todos los días son iguales. Hago sudocus compulsivamente. Me dejo morir con parsimonia. 

Tómame y envíame al cielo. 

Las mañanas laborables tiro p’al trabajo y mis ojos son una ensalada de vidrio roto aliñada con cafeína y palmo durante ocho horas y ficho y llego a casa y me tumbo en el sofá con la mirada perdida esperando que alguien llame a la puerta y me invite a dar una vuelta por las nubes. Pero nunca pasa nada y tú, yo.
Tú, yo.

y me drogo
porque tengo ansia de amor y la droga
es lo más parecido al amor que encuentro
y entonces me drogo
me drogo un montón

No hay comentarios:

Publicar un comentario